Connect with us

COVID-19

Covid 19: ¿La estocada final de Netflix contra las salas de cine?

Published

on

netflix contra las salas de cine supnews
Imagen de Alfred Derks en Pixabay

Los debates en torno al fin de las salas de cine, tal y como las conocemos hasta ahora, no son cosa nueva. Desde finales de siglo XX es tema de conversación frecuente. Con la llegada del DVD primero, luego de tecnologías como Blu Ray y sistemas tipo Home Theater, la posibilidad de ver una ‘peli’ en casa empezó a competir con mayor seriedad con el ‘ritual’ de disfrutar del Séptimo Arte en complejos con pantallas gigantes y sonido envolvente.

 

Pero la llegada de Netflix supuso un nuevo punto de inflección en las experiencias de usuario que viven los cinéfilos. Si bien en un primer momento se antojaba como un rival directo a los modelos de televisión tradicional, son muchos los que ven más probable que estos sufran a la larga menos cambios, en comparación la exhibición de películas de manera tradicional. 

 

Además, al menos hasta ahora, los ‘históricos’ dentro del sector (de la TV) han visto en el streaming una nueva y poderosa ventana para llegar a nuevas audiencias. Y las empresas que no apuestan directamente por lanzar sus propias plataformas en línea, no tienen demasiados inconvenientes en asociarse con los nuevos jugadores que forman parte del mercado. Uno de los ejemplos más llamativos es la serie Hernán, producción ‘a dos bandas’ entre Amazon Prime y TV Azteca. 

 

¿El nuevo cine?

 

Un repaso a la historia de Netflix no viene a cuento. Ya es bastante conocido el episodio de como Blockbuster rechazó la propuesta de la para entonces incipiente compañía de distribución de contenidos, para desarrollar un modelo de negocio de alquiler de DVD´s de manera virtual. (Seguramente alguien hará un filme de esto algún día y ya sabemos por cuál plataforma se exhibirá).

 

Sin embargo, sí debemos marcar como determinante el año 2011. Momento en que la empresa decidió pasar de ser solamente distribuidores, a empezar a producir contenidos originales. Para ello reclutaron a dos pesos pesados de Hollywood: David Fincher y Kevin Spacey. Fue así como en 2013 se estrenó House of Card.

netflix house of cards

Wikimedia Commons

Además de series (en un formato cada vez más ‘laxo’, en comparación con la rigidez de tiempos que imponen las transmisiones de TV), también empezaron a producir películas. El 16 de octubre de 2015 se estrenó Beasts of no nation, de Cary Joji Fukunaga. Cinta en cuya producción no participó Netflix, aunque fue la primera cuyo estreno al mundo tuvo lugar en la plataforma después que compraran los derechos de distribución.

 

En diciembre de ese mismo año se lanzaría la primera ‘producción cinematográfica’ de la ahora también productora: The Ridiculous 6, de Frank Coraci. Una parodia (con muy mala crítica) de los célebres spaghetti western, con Adam Sandler de protagonista.

 

La vida después de Roma

 

Roma supuso el verdadero punto de inflexión en la batalla ya declarada entre Netflix y las salas de cine. Una disputa que en mayor o menor medida también incluye a las ‘majors’ hollywoodenses. 

 

La celebrada cinta de Alfonso Cuarón fue una completa declaración de principios, en todos los sentidos. Sobre todo en el comercial. Para cumplir con las exigencias de los premios importantes del cine, (el Oscar en primer lugar, aunque por un interés más de marketing que artístico), la cinta se estrenó primero en algunas salas de cine.

 

Pero después de las 10 nominaciones que recibió para la nonagésima primera entrega de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos (finalmente ganaría en tres categorías: Mejor Película Extranjera, Mejor Fotografía y Mejor Director), Steven Spielberg empezó su cruzada contra ‘este cine’. El argumento del director de clásicos como Tiburón o Encuentro cercano del tercer tipo, es que se trata de “películas para televisión”. Por lo que deberían competir en los Emmy.

 

En el fondo, lo que parece preocupar al célebre realizador es que el público abandone definitivamente las salas de cine. Porque para ver las ‘mejores películas del año’ solo haría falta suscribirse a Netflix. Lo que un año más tarde quedó demostrado, después de que el rey del streaming amazara 24 nominaciones, incluyendo dos en la categoría de Mejor Película (El Irlandés de Martin Scorsese e Historia de un matrimonio de Noah Baumbach).

 

Netflix contra las salas de cine: La experiencia de usuario

 

Más allá de la ‘calidad’ de las producciones de Netflix, el verdadero debate está en las experiencia de los usuarios. Ir a una sala de cine es un ritual social. De hecho, las empresas exhibidoras entendieron esto hace varios años y el antiguo modelo de negocios de solo proyectar filmes varió a algo mucho más complejo. 

 

El salir a ver una película incluye las palomitas, el café y hasta las cervezas. También los souvenirs, el almuerzo o la cena. Además de los respectivos selfies y la interacción en las redes sociales. Dependiendo del tipo de público, las salas pueden ser 4DX, Juniors, VIP y varias categorías más.

Esta experiencia que los complejos de cine ofrecen a los usuarios no parecía tener competencia. Hasta ahora. Sin embargo, los resultados en taquilla de algunas producciones como Aves de presa de Cathy Yan o El ascenso de Skywalker de J. J. Abrams, pusieron a muchos a dudar. Más allá de la falta de interés por el público, hay una frase que ya se empieza a repetir: “espero a que la pongan en Netflix”.

 

El actor Anthony Mackie ya lo ilustró en 2017, cuando dijo que prefería invertir solo ocho dólares y quedarse en casa viendo Los Vengadores con sus hijos, antes de gastar 150 USD por hacer lo mismo en una sala de cine. Parte de su argumento lo completaba diciendo que en casa tiene del mejor sistema de audio y video, una máquina de palomitas y hasta un dispensador de “you know what I mean…”

 

Y llegó el Coronavirus

 

La crisis provocada por el Covid 19 tomó a todos por sorpresa. En este punto, nadie sabe cómo será el mundo para cuando termine el próximo verano. La industria cinematográfica ‘tradicional’ ya resiente esta incertidumbre. Prácticamente la totalidad de los grandes estrenos de abril, mayo y junio han sido reprogramados.

 

Pero mientras el público no puede ir al cine, las plataformas de Streaming se convierten en la tabla de salvación de una audiencia a la que por todos los medios se le pide que no salga de casa. 

 

Si la crisis se extiende demasiado, eventualmente Netflix también tendrá que reprogramar algunos estrenos. Pero por el momento, las películas fijadas para los días por venir no sufrirán ningún cambio.

La pregunta es: después del coronavirus, ¿la gente todavía querrá ir al cine? Además de que también habrá que ver si todas las redes de salas y exhibidores sobreviven a la coyuntura. Todavía es muy pronto para saberlo. El tiempo lo dirá.

COVID-19

Fakes News: la otra epidemia tras el Covid-19

Published

on

fakes news y coronavirus supnews
Imagen de Markus Distelrath en Pixabay

Las Fakes News son un problema. Y uno muy grande. Con el auge de las comunicaciones instantáneas, las redes sociales, los servicios de mensajería y demás soluciones que han venido de la mano con los avances tecnológicos de los últimos años, también ha crecido la generación de noticias falsas, mitos y verdades a medias.

 

Teóricamente, hoy día se tiene un mayor acceso a la información en comparación con dos o tres décadas atrás. Las telecomunicaciones se han ‘democratizado’ y ya ningún ente o persona puede monopolizar las noticias. Insistimos, en teoría.

 

Los nuevos tiempos también nos han convertido a todos en reporteros (y en estrellas del espectáculos, influenciadores, etc). Solo es necesario un teléfono con cámara (casi cualquier teléfono, en realidad) y un plan de datos. 

 

Lo demás es abrir uno o varios perfiles en Twitter y empezar a colocar reportes sobre lo que esté ocurriendo en las calles de Ciudad de México. Sin importar si quien publica está físicamente en el lugar desde donde dice estar informando o encerrado su casa. Que bien puede estar en CDMX o en Auckland.

 

Claro que el ejemplo anterior es en extremo burdo, por decir lo menos. Pero así de simple es ‘informar’ al público desde las redes sociales. Incluso, puede ser todavía más sencillo. En ocasiones parece que mientras menos elaborado sea el mensaje, más éxito obtiene.

 

Fakes News y Coronavirus

 

En el momento actual, la propagación de Fakes News se ha convertido en un problema de salud pública casi tan grave como el propio brote del Covid-19. Y por mucho que este virus sea de fácil contagio y propagación, no puede competir con la rapidez y la efectividad que se propaga una noticia falsa

 

A principios de enero, cuando el brote estaba en su etapa incipiente en Wuhan, mucho se habló que se trataba de un virus zombie destinado a acabar con la humanidad. La mayoría de las publicaciones se lo tomaron como broma, haciendo referencias a la serie de videojuegos Resident Evil. Pero sí hubo quien se lo tomó en serio. 

resident evil covid 19 supnews

Imagen de Heather Plew en Pixabay

Nadie se ha convertido en zombie (hasta ahora, que se sepa). Lo que no ha evitado que las fakes news sigan circulando libremente, mezcladas entre las ‘noticias de verdad’. Un aspecto que más allá de la propia enfermedad (que ya supone un reto mayúsculo para la humanidad), mantiene a gran parte de la población mundial al borde de un ataque de nervios. Una situación bautizada por la propia OMS como infodemia.

 

¿Whatsapp tiene la culpa?

 

La mayor y mejor fuente de noticias falsas es Whatsapp. No quiere decir que todo lo que se comparta a través de este servicio de mensajería instantánea propiedad de Facebook sea falso. Pero el porcentaje es bastante alto.

 

Además, la velocidad de propagación es impresionante. Solo basta que alguien, dentro de un grupo cuya finalidad sea la organización vecinal “reenvíe” una información no verificada que recibió de otro grupo, con un objetivo como “trabajos para freelancers”, para que se multiplique casi infinitamente. Si alguien cuestiona la veracidad de la (supuesta) información, muy probablemente será ignorado. 

 

¿La duda nos hace humanos?

 

Se supone que lo que diferencia a los homosapiens del resto de los integrantes del reino animal es la capacidad de raciocinio. Y con este raciocinio viene la duda. Y con la duda los cuestionamientos a la verdad.

humanidad coronavirus supnews

Imagen de Orna Wachman en Pixabay

¿Demasiada profundidad para los tiempos que corren? Puede ser. Pero más allá del coronavirus, lo peor que se puede hacer en medio de la crisis es propagar el virus de las fakes news.

 

Continue Reading

COVID-19

eHealth: ¿Buen momento para las Apps de telemedicina?

Published

on

ehealth supnews
Imagen de Arek Socha en Pixabay

Las últimas semanas el Coronavirus ha acaparado todas las miradas. Salvo excepciones puntuales, no hay otro tema de conversación. ¿Cómo terminará la economía mundial una vez superada la hecatombe? Sigue siendo demasiado pronto para descubrirlo. 

 

En  sup.news hemos venido conversando sobre los cambios que ya están ocurriendo en las industrias del entretenimiento, en el ecommerce y dentro del ecosistema emprendedor en general. Pero con la curva del Covid-19 apuntando todavía hacia arriba, es momento de una revisión rápida al mundillo de la telemedicina

 

Quédate en casa

 

Este ha sido el leitmotiv adoptado por muchos en el mundo. Hasta el momento, la mayoría de los especialistas sostienen que la única forma de controlar la pandemia es cortando la cadena de contagios. Y para ello, mantener a la población enclaustrada en sus casas ha sido el plan a seguir por muchas naciones.

 

El teletrabajo también ha ganado protagonismo ´por estos días. Todo en un esfuerzo por mantener al aparato productivo y económico en marcha, pero extremando los esfuerzos para proteger a la población.

 

¿Y si necesito un médico?

 

Ante este panorama, el sector de las aplicaciones de teleasistencia ha cobrado especial valor. Estas soluciones tecnológicas, que hasta ahora han calado demasiado hondo, al menos en América Latina, tienen con esta crisis la oportunidad de demostrar su valía. No solo como un potencial modelo de negocio exitoso. También como servicios vitales para auxiliar a las redes de salud pública en medio de la coyuntura

aplicaciones de teleasistencia supnews

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Considerando además que cerca del 85% de los casos de Covid-19 se catalogan como leves, el número de pacientes que pueden ser atendidos, orientados y recibir indicaciones de como evitar complicaciones mayores de manera remota es bastante alto. Lo que se traduce un menor tráfico de personas en los consultorios y en las salas de emergencia.

 

Adelantarse a las oportunidades

 

Esta es una de las afirmaciones más comentadas entre aquellos que incursionan o quieren incursionar en el ecosistema emprendedor. También por coachs y mentores. 

 

Con esta idea en mente y también con la experiencia de lo ya vivido en países como Italia y España, Doctoralia ha adoptado en los últimos días una agresiva cruzada de reclutamiento de médicos en México. Esto con el propósito de poner a disposición de sus usuarios en el país, el mayor número de especialistas de la salud mientras se mantenga la contingencia por el Covid-19.

 

Esta app española que nació como un directorio médico, ya mostró un crecimiento importante dentro de la nación azteca en 2019. Y dadas las circunstancias actuales, la tendencia puede acelerarse de manera importante.

 

En el momento justo

 

Sofía es una startup mexicana que, al menos en teoría, apareció en el momento justo. Su lanzamiento ya estaba previsto para el primer trimestre de 2020. Por lo que su definitiva salida al mercado puede resultar más que oportuna.

Mientras terminan de adecuar toda su estructura para entrar a competir, han puesto a disposición de los mexicanos un servicio gratuito de videoconferencias. Una buena estrategia tanto para darse a conocer dentro de la población, como de ofrecer soluciones en medio del momento actual.

 

Más allá del eHealth y las apps de telemedicina

 

El Covid-19 ha servido de excusa para que muchos emprendedores y empresarios den a conocer sus productos. Pero también son muchas las apps ya consolidadas que buscan aportar en diversos ámbitos en medio de los confinamientos y el aislamiento social que ha venido de la mano con el brote de coronavirus.

También en el campo de la salud, los entrenadores físicos virtuales se han hecho sentir. Muchos han empezado a subir contenidos en plataformas como Youtube, incentivando rutinas que todos aquellos que no pueden (o no deban) salir de sus casas, se mantengan ‘activos’, aunque no puedan ir a un gimnasio ni caminar por un parque.

 

Uno de los casos más comentados es el de Centr, la aplicación de entrenamientos cuya cara visible es el actor Chris Hemsworth. Durante la cuarentena – más allá que este no es un régimen obligatorio en muchos países – los contenidos de la app estarán disponibles de manera gratuita.

 

¿Solo marketing?

 

Por supuesto que este tipo de acciones se presta a comentarios de todas las especies. Sobre todo de este tipo: “más allá del altruismo, no hay más que un interés comercial”. Pero, ¿realmente hay algo malo si fuese el caso?

Continue Reading

Business

Coronavirus: ¿el impulso final para el ecommerce?

Published

on

coronavirus el impulso final para el ecommerce supnews
Imagen de drewstewart en Pixabay

El coronavirus ha cambiado el panorama mundial. A finales de 2019 nadie se imaginaba que el mundo estaría envuelto en medio de una calamidad sanitaria de estas proporciones. Bueno, probablemente muchos lo intuían, pero para la mayoría el escenario actual resultaba inverosímil. Un episodio más de seriados tipo The walking dead. 

 

No es ciencia ficción, a pesar que las teorías conspirativas van y vienen. Lo único concreto es que una enfermedad con una tasa de mortalidad baja, se ha expandido por el mundo de manera incontrolable.

 

Un mundo nuevo

 

Cuarentena, aislamiento social. Términos que los nacidos durante la segunda mitad del siglo XX y las dos primeras décadas del XXI solo encontrábamos en los libros de historia. Pero que ahora, en mayor o menor medida, de acuerdo a las coordenadas geográficas, estamos viviendo en carne propia.

 

El Covid-19 ha traído también una serie de cambios forzados en los hábitos culturales cotidianos. Uno de ellos: no más saludos efusivos o cariñosos. Lo que supone todo un reto para muchos latinoamericanos y caribeños.

 

En teoría, estos cambios serán ‘temporales’. Una vez superada la crisis, todo volverá a la normalidad. Pero conforme pasan los días, está claro que la ‘antigua’ normalidad en la que vivíamos será cosa del pasado y que en el mejor de los casos, recordaremos con nostalgia. Al día de hoy no sabemos cómo vamos a vivir mañana.

Hace unos días comentábamos sobre el reto que deberán enfrentar las salas de cine una vez ‘todo vuelva a la normalidad’. Christopher Nolan, uno de los realizadores cinematográficos más influyentes del nuevo milenio, analizaba este panorama con cierto desespero. Pero por el momento, esto no son más que especulaciones.

 

¿Es tiempo del ecommerce?

 

Cuando la misión (y en algunos casos la imposición) es quedarse en casa, el ecommerce se antoja como la manera ‘natural’ para abastecerse de productos básicos. Las grandes cadenas de supermercado ya tenían esto claro y desde hace tiempo venían combinando sus viejos modelos de negocio con las posibilidades que ofrecen la tecnología. Walmart es quizá el ejemplo más claro. 

 

Pero ahora comprar y vender en línea no es un simple lujo, sino una necesidad. Tanto para vendedores, como para consumidores

 

Más allá de Rappi y Mercado Libre

 

En gran medida, hablar de ecommerce y de startups en América Latina es hacer mención a estos dos actores. Dos empresas nacidas en la región (Colombia y Argentina, respectivamente) y que figuran dentro de la lista de unicornios.

 

Antes del coronavirus, otros negocios latinoamericanos ya estaban apostando con fuerza por el comercio en línea. Aunque en la mayoría de los casos sin abandonar por completo los modelos tradicionales. Una lista que incluye desde ferreterías hasta sexshops. 

 

Por supuesto que al hablar de productos de primera necesidad, un saco de cemento o un dildo no figuran en la lista. Pero las refracciones en el hogar eventualmente pueden significar verdaderas emergencias. Y ya sabemos que el sexo es un aspecto esencial en la vida de los hommosapiens. Que este último sea un tópico que no todos valoremos de la misma forma es otro debate.

 

En todo caso, el verdadero reto para los posibles emprendimientos ecommerce que surjan en medio de la actual coyuntura, es ver el panorama más allá de la crisis. Está claro que sobrevivir al momento actual ya es un reto mayúsculo. Una idea que sin ánimos de ser dramáticos (ya en días pasados también escribíamos sobre el amarillismo mediático), es más que simple metáfora.

 

¿Es tiempo de invertir en un ecommerce?

 

De manera ligera y rápida, la respuesta es sí. Lo que supone que todos aquellos que vienen desarrollando iniciativas destinadas a satisfacer las necesidades del sector del comercio en línea, el momento actual quizá sea su momento.

ecommerce supnews

Imagen de Pete Linforth en Pixabay

Más allá de las circunstancias de hoy, ¿podrá el ecommerce introducir cambios en los hábitos de consumo a gran escala y de manera perdurable en el tiempo? 

 

Continue Reading

Trending

English
Spanish English